61 0

A la fiesta de la música en streaming se ha apuntado un invitado de última hora que quiere compensar su tardanza revolucionando la pista de baile. iTunes Radio nace con toda la maquinaria de Apple detrás y, junto con las características de Google Music, hace palidecer a Spotify Grooveshark. Pero estas últimas aun tienen ganas y fuerzas de mover los pies y no van a dejar de danzar. Al menos, de momento.

SPOTIFY

La plataforma de música en streaming sueca es la más popular y ha ido incluyendo nuevas funcionalidades sociales conforme su comunidad aumentaba. Las listas colaborativas o su intención de crear una especie de red social dentro de su reproductor son algunas de ellas.

Lo bueno: La primera en llegar. Arrastra a millones de usuarios y aventaja en catálogo musical a su competencia. De momento.

Lo malo: Cada vez pone más límites y más publicidad a la versión free y requiere la instalación de un software para escuchar y compartir música.

GROOVESHARK

Es probablemente la opción más libre. No es necesario registrarse para escuchar o compartir música, pero si se hace es posible guardar listas de reproducción y descubrir nuevas canciones.

Lo bueno: Facilidad para compartir en las redes sociales ya que no requiere instalación de ningún software. Y es gratis.
Lo malo: Librería un poco pobre y con escasa calidad de audio en comparación con las otras soluciones.

GOOGLE MUSIC

Aunque aun no es muy popular entre los usuarios españoles, no dudamos de que será una excelente alternativa a las anteriores dado el empuje de Google. Promete descubrir nueva músicaal usuario según sus gustos.

Lo bueno: Un 2 en 1: servicio de almacenamiento de canciones y librería musical de compra en línea. Todo ello bajo el paraguas de Google. Para lo bueno y para lo malo.

Lo malo: Pide registro en Google Wallet (aunque no se vaya a comprar nada) lo que puede echar para atrás a usuarios acostumbrados a los servicios gratuitos.

iTUNES RADIO

Ha sido la última en llegar y la que (casi) todo el mundo estaba esperando. De ella se espera gran catálogo musical e integración con el resto de los productos Apple.

Lo bueno: La fuerza de Apple para negociar con grandes compañías discográficas le dispone ya en cabeza para hacerse con una gran parte del pastel.

Lo malo: Llega un poco tarde y quizá ha perdido cuota de mercado. Como el resto de productos de Apple, es la opción perfecta únicamente para los fans de la compañía de la manzana.

Es de esperar que la llegada de Google y Apple haga evolucionar lo que hoy entendemos como música por streaming. Por ejemplo, con la retransmisión de conciertos, festivales o programas integrados como si de una radio tradicional se tratase.